AndroidAndroidTRAplicacionesDispositivosGoogleNoticias

Google Play ha puesto fecha de caducidad a las aplicaciones

Crear una aplicación, publicarla y olvidarse de ella para siempre es algo común en el Google Play. Las actualizaciones no son una obligación para los desarrolladores y por ello siempre son consideradas como algo opcional. En el mejor de los casos, podemos tener una aplicación subida desde hace años y seguir ganando dinero con los beneficios de nuevos usuarios. La única señal de que estas aplicaciones no se han actualizado es la última fecha de actualización que aparece en el Google Play, algo que no nos paremos nunca a ver como usuarios. Ahora Google pondrá fin a estas prácticas con una política más dura.

Crear una única aplicación y querer lucrarse eternamente de ella no es algo malo siempre que se preste el servicio que el usuario espera. Casos como el de Nova Launcher, donde día a día trabajan por actualizar su aplicación, son raros en el Google Play. Lo más común es que una aplicación tenga toda la atención de sus desarrolladores y tras el auge inicial, esta atención tienda a desaparecer. Con las nuevas normas de Google Play, desde 2018 si hacemos esto nuestra aplicación podrá estar disponible cada vez para menos usuarios o incluso desaparecer.

 

64 bits en 2019.

Esta es la primera de las reglas que Google nos ha adelantado. Desde el 2019 no aparecerán en el Google Play aplicaciones que no tengan una versión para dispositivos de 64 bits, en previsión de que los nuevos dispositivos dejen de soportar 32 bits. La solución a este problema es que, antes de llegar dicha fecha, el desarrollador suba una aplicación alternativa para dichos usuarios.

 

 

 

TargetSdkVersion actualizado.

Cuando creamos una aplicación, uno de los parámetros donde tendremos que poner más cuidado es el “TargetSdkVersion”, un valor que junto con la API mínima, marcará el diseño de nuestra aplicación. Hasta ahora la API mínima marcaba la disponibilidad de nuestra aplicación en el Google Play, no obstante, con la adición de nuevas funciones y permisos, cada vez es más difícil que una aplicación cuyo “target” sea una API antigua, funcione correctamente en dispositivos actuales.

 

 

¿La solución de Google? Obligar a los desarrolladores a modificar este “target” a versiones actuales de Android. En agosto de 2018, el “target” necesario será el nivel de API 26, lo que significa Android 8.0. Si una aplicación no cuenta con dicho target actualizado, nuestra aplicación desaparecerá.

Google planea que este “Target” cambie cada año, obligando a los desarrolladores a actualizar sus aplicaciones para, por lo menos, cumplir con esta norma y seguir siendo una opción para los nuevos usuarios.

 

Etiquetas
Contenido relacionado

Cristian Do Carmo Rodríguez

Redactor, apasionado de los wearables y de todo lo que consuma electricidad en busca siempre de la noticia más interesante y original.

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar