Google y Facebook ya han sido acusados por violar las leyes GDPR

Google y Facebook ya han sido acusados por violar las leyes GDPR

2018-05-26T22:23:07+00:00

AndroidTR dispone de un sistema de lectura de entradas automático, pulsa "Reproducir" y alguien leerá por ti. Si no funciona o tienes alguna duda, pulsa aquí.

Tan solo han pasado unas horas y ya tenemos a las primeras víctimas
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on RedditEmail this to someone

Las nuevas leyes de GDPR apenas llevan vigentes unas horas y Google y Facebook ya han recibido una queja por no cumplir con los requisitos de esta norma. Según el grupo de privacidad noyb.eu, ambas compañías están participando en el llamado “consentimiento forzado”, que es la práctica de agrupar el consentimiento en un paquete de todo o nada en lugar del enfoque separado requerido por el GDPR.

Las reglas del GDPR estipulan que las compañías pueden recibir una multa de hasta 20 millones de euros o el 4% de los ingresos anuales, y esa es precisamente la cantidad que busca la reclamación. De hecho, dado que la queja también incluye a Instagram y WhatsApp, la cantidad que noyb.eu busca es muy elevada. Solo en el caso de Google, el valor de la multa es de hasta 3.7 billones de euros.

 

Conforme a la nueva regulación, las empresas tienen prohibido agrupar las solicitudes de consentimiento y deben proporcionar una forma para que los usuarios decidan qué permisos desean otorgar. Sin embargo, el sentido común dicta que algunos permisos no se pueden disgregar sin hacer que el servicio no sea funcional: los usuarios honestamente no pueden esperar usar Facebook si aceptan que su información personal sea recopilada pero no almacenada. Ciertamente, se puede argumentar que se requieren algunos tipos de consentimiento para que un producto o servicio sea mínimamente funcional y, por lo tanto, no se pueden separar.

 

Será interesante ver cómo los reguladores manejan esta queja. Por un lado, Google y Facebook se encuentran entre las empresas que más han trabajado para cumplir con el GDPR. Un castigo severo por incumplimiento, si el comportamiento se considera ilegal, podría hacer que otras empresas decidan cumplir con las reglas.

Por otro lado, ni siquiera la mitad de todos los estados miembros de la UE admiten estar listos para comenzar a vigilar la regulación, por lo que puede que ni siquiera sea del todo posible manejar la queja por el momento.

Tendremos que ver cómo se desarrolla el caso, sin duda, aún queda mucho trabajo por hacer en cuanto a ofrecer una web de acuerdo a la ley.