Pronto tendrás que actualizar tus aplicaciones para poder usarlas

Pronto tendrás que actualizar tus aplicaciones para poder usarlas

2018-11-07T22:54:39+00:00

AndroidTR dispone de un sistema de lectura de entradas automático, pulsa "Reproducir" y alguien leerá por ti. Si no funciona o tienes alguna duda, pulsa aquí.

Android añade una nueva API con la que forzar a los usuarios a actualizar sus aplicaciones
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on RedditEmail this to someone

¿Si algo funciona para qué cambiarlo verdad? Esta es la premisa que usan muchos usuarios cuando saben que una actualización incorpora cambios menores y que, dependiendo de la importancia de dichos cambios, puede tener mayor o menor sentido. Pronto esta premisa dejará de ser válida ya que Google ha anunciado una nueva API que imita a WhatsApp, actualiza la aplicación si quieres que siga funcionando.

Si no tienes activadas las actualizaciones automáticas en el Google Play y usas WhatsApp seguro que te has encontrado más de una vez cómo WhatsApp te solicitaba que actualizases la aplicación si querías poder usarla. Este comportamiento es útil si por ejemplo WhatsApp quiere que sus usuarios tengan siempre una versión actual de la aplicación. De esta forma, WhatsApp se asegura de que sus usuarios cuentan con versiones más perfeccionadas y con las últimas funciones.

Pues bien, Google ha creado una nueva API con la que llevar este comportamiento fácilmente a todas las aplicaciones. Los desarrolladores podrán usar dicha API para forzar, en mayor o menor medida, a que los usuarios actualicen sus aplicaciones.

 

Dos modalidades.

Esta nueva medida no es tan radical como la de WhatsApp, existiendo dos modalidades. La primera, igual que WhatsApp, la aplicación bloquea la actividad ofreciéndonos solo la opción de actualizar. Si pulsamos sobre este botón, la propia API se encarga de que el Google Play actualice la aplicación sin que tengamos que hacer nosotros nada. La opción de forzar que el usuario actualice la aplicación, aunque incómoda para el usuario permite a los desarrolladores subsanar fallos críticos en sus aplicaciones.

La segunda opción son diálogos cancelables, es decir, ventanas informándonos de la actualización pero que nos dejan libertad para posponerla, sin bloquear el funcionamiento normal de la aplicación.