Skagen Falster 2, review del reloj más completo de la marca con Wear OS

Skagen Falster 2, review del reloj más completo de la marca con Wear OS

2018-12-17T10:00:16+00:00

AndroidTR dispone de un sistema de lectura de entradas automático, pulsa "Reproducir" y alguien leerá por ti. Si no funciona o tienes alguna duda, pulsa aquí.

Por primera vez, el diseño no pone límites a las características
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on RedditEmail this to someone

Llevamos ya muchos relojes inteligentes probados sobre nuestras muñecas, pero cada vez que vamos a escribir sobre ellos, siempre nos encontramos con algún punto negativo, alguna característica o especificación que echamos de menos. Como es lógico, cada generación mejora un poquito la anterior, eliminando algunos de esos contras, pero en este caso, la segunda revisión de los Falster de Skagen, llega pisando muy fuerte y solucionando todas o casi todas las faltas que se nos pudieran ocurrir.

 

Especificaciones.

CajaDiámetro de la caja: 40mm

Grosor: 11mm

Material: Acero inoxidable

BateríaDuración: 1-2 días dependiendo el uso

Tiempo de carga: 1.5h

Sistema OperativoAndroid Wear 2.0 (Compatible con Android desde 4.3+ o IOs 8.2 en adelante)
Memoria interna512MB RAM + 4GB ROM
ConectividadBluetooth 4.1 Low Energy
WiFi 2.4 GHz 802.11b/g/nGPS incluidoNFC incluido
Carga inalámbrica
ProcesadorQualcomm® Snapdragon Wear™ 2100
OtrosResistencia al agua hasta 3 atmósferas

Sensor de ritmo cardiaco

Correas intercambiables de 20mm

 

 

Antes de empezar con todos los detalles más típicos de un reloj, como ya es costumbre para los aparatos electrónicos, comenzamos con las especificaciones técnicas, que, en este caso, se trata de lo mejorcito que podemos encontrar en un reloj en la actualidad.

Una pena que no se decidieran por incluir los nuevos procesadores de Qualcomm, pero entendemos que por fechas no dio tiempo para esta integración.

 

Diseño.

Una vez vistos todos los números, vamos a lo importante, ¿es bonito o no?

Sin menospreciar al resto de funciones, en cuanto lo vemos, nos damos cuenta que el diseño es su mayor bastión. En este caso, estamos ante un cuerpo de acero inoxidable, lo cual notamos por su peso y tacto nada más cogerlo. Se siente muy bien construido y todo el mundo lo nota con solo tenerlo en la mano.

En este caso, la unidad que tenemos de prueba viene con una correa de silicona como se puede ver en las fotografías del artículo, pero también existen otras alternativas con correa metálica. De todas formas, si no estás contento con ninguna de las correas que ofrece la gente de Skagen, recordar que las correas son completamente intercambiables y es tan fácil como ir a cualquier joyería o relojería y comprar cualquier correa estándar de 20mm.

 

Pantalla.

A pesar de contar con un cuerpo bastante pequeño, la pantalla aprovecha mucho los bordes. En este caso Skagen ha utilizado un panel OLED, que gracias al sensor de luminosidad se adapta perfectamente a las condiciones climatológicas y de luminosidad.

 

 

Como en la mayoría de relojes con Wear OS, disponemos de dos modos para la pantalla, uno en el que solamente se encenderá cuando movamos el brazo para ver la hora, basándose en los diferentes sensores de aceleración y otro, en el que estará siempre encendida, aunque como es de suponer gastará más batería.

 

 

Batería.

Si la pantalla y el diseño eran puntos importantes, más lo es la batería. En un mundo en el que vivimos conectados a un enchufe, no podemos seguir comprando dispositivos dependientes de la electricidad. En este caso, no estamos para tirar cohetes, simplemente podemos decir que el reloj está en la media. Con una autonomía de entre 1 y dos días dependiendo del uso.

 

 

Al menos, contamos con un cargador bastante sencillo gracias al adaptador magnético mejorado. En anteriores generaciones, recordamos que ya contaba con este tipo de adaptador, pero el imán era mucho menos potente, y si lo dejábamos sin cuidado se podía desconectar, en este caso, ese problema se soluciona.

 

Extras.

Hablando de problemas solucionados, esta es la sección de la review que más felices nos pone. En la anterior generación, nos había quedado el mal sabor de boca de la falta de sensor de ritmo cardiaco, el nfc y el GPS. En esta ocasión, la empresa ha sabido escuchar a sus usuarios y los ha incluido todos sin excepción.

 

 

Con estos nuevos sensores, podremos pagar en tiendas gracias a la integración del NFC con Google Pay, podremos salir a correr y monitorizar nuestras pulsaciones y seguir rutas más fácilmente sin depender del GPS del móvil.

 

Software.

Como adelantábamos antes, todas estas características funcionan sobre Wear OS, en este caso sobre la versión 2.2, por lo que ya es un punto a favor para todos aquellos fans de la compañía de Google.

 

La interfaz ha sido mejorada con respecto a versiones anteriores y su usabilidad es mucho mejor. Las notificaciones son más fáciles de leer y es más fácil interactuar con ellas, además de todos los cambios y soluciones de problemas que se van fuera del alcance de este artículo.

 

Conclusiones.

Con todas las especificaciones disponibles en el mercado, un diseño sobrio y elegante y un montón de funciones, probablemente estemos ante uno de los mejores relojes del año con Wear OS.

 

Deja un comentario